mesa-habla-dieta-mediterranea
ACTUALIDAD LA MESA HABLA PRODUCTO

Nuestra dieta mediterránea, el puntal de una vida sana

Un sinfín de culturas confluyen en el mar Mediterráneo desde el inicio de los tiempos, lo que ha favorecido el intercambio cultural y el comercio, entre otros aspectos, durante miles de años. La alimentación no se ha mantenido al margen de esta influencia. Con unos rasgos en común, cada zona del Mediterráneo tiene su propia forma de alimentarse, que se conforma en una dieta mediterránea forjada entre todos, una valiosa herencia que se configura como el puntal de una vida sana.

Qué es la dieta mediterránea

La UNESCO incluyó a la dieta mediterránea en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural de Humanidad para protegerla y también para difundir las bondades de esta manera de entender la alimentación y la vida.

mesa-habla-ensalada-especial

La dieta mediterránea es la herencia recibida de nuestros antepasados que representa no sólo unas pautas nutricionales (ricas y beneficiosas), sino que es un estilo de vida que abarca desde recetas y formas de cocinar hasta productos típicos, sin olvidar unas costumbres que, sin lugar a duda, el clima mediterráneo favorece.

Es mucho más que una forma de alimentarse. Es un modo de vida donde se disfruta alrededor de una mesa, donde los ingredientes de temporada y locales tienen protagonismo y que rebosa alimentos de origen vegetal.

mesa-habla-ensalada-espinacas-cuscus-granada

El acto de comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo. Es un momento de intercambio social y comunicación, y también de afirmación y renovación de los lazos que configuran la identidad de la familia, el grupo o la comunidad. Este elemento del patrimonio cultural inmaterial pone de relieve los valores de hospitalidad, buena vecindad, diálogo intercultural y creatividad, así como un modo de vida que se guía por el respeto de la diversidad.

UNESCO

Beneficios de la dieta mediterránea

Se caracteriza la dieta mediterránea por el uso de alimentos frescos, de temporada y locales, donde cada país se adapta a sus recursos, así como de mantener cierta templanza en el comer y en el beber.

Junto con el equilibrio en la alimentación, nuestro estilo de vida debe incluir la práctica de ejercicio físico, dormir lo suficiente -y que ese sueño sea reparador- y las relaciones sociales.

mesa-habla-aceite-oliva-dieta-mediterranea

Los beneficios que vamos a obtener a cambio, independientemente de los que cada producto tiene por sí mismo, son los siguientes:

  • Aumento de vitaminas, antioxidantes y fibra en nuestro organismo, al ser los productos vegetales protagonistas y el pilar fundamental en esta dieta. Hablamos de legumbre, fruta y verdura.
  • Mejora de la función cognitiva y la memoria. El consumo de frutos secos va a ayudarnos mucho en este punto.
  • Previene la osteoporosis y el riesgo a sufrir fracturas.
  • Mejora la tensión arterial y previene la hipertensión.
  • Hacer ejercicio nos va a ayudar a llegar a la noche más cansados, por lo que dormiremos mejor.

Paella Heura del restaurante Nectari, en Barcelona

Además, y este punto es fundamental, va a ayudarnos a prevenir la obesidad, sobre todo desde la infancia. La Organización Mundial de la Salud considera que la obesidad infantil es uno de los problemas de salud más graves del siglo XXI. Y que se traslada al mundo adulto, cuando se es obeso de pequeño.

Analizamos la Pirámide Tradicional de la Dieta Mediterránea

Los alimentos que no pueden faltar en nuestra dieta, y la frecuencia en su consumo, se representan en la base de la pirámide, mientras que según vamos subiendo por la pirámide, nos encontramos con los alimentos cuyo consumo debe ser esporádico.

mesa-habla-piramide-dieta-mediterranea

Como vemos, en la dieta mediterránea no puede faltar el ejercicio físico (cada uno de acuerdo con sus posibilidades) y en el disfrute de la mesa con los nuestros. Y como decíamos más arriba, debemos tener un descanso adecuado. Una actividad que nos enriquezca, en definitiva.

Como fuente de hidratación principal están el agua (mucha agua) y las infusiones. Si bien la Ley de la Viña y del Vino de 2003 reconoce al vino como un alimento y componente esencial de la dieta mediterránea, el gráfico lo recoge fuera de la pirámide al ser una bebida alcohólica. Pero son innegables sus beneficios para el organismo, siempre tomado con moderación.

mesa-habla-ossian-barrica

Restaurante Ambivium, en la bodega Pago de Carraovejas en Peñafiel, Valladolid

En cada comida principal

Frutas, verduras, cereales, aceite de oliva, pan, pasta, arroz y otros cereales son el primer peldaño de la pirámide, y deben estar presentes en cada comida principal. A más color en los vegetales, más variedad de vitaminas y minerales para el organismo. La fruta en piezas, no en zumos.

mesa-habla-aove-dieta-mediterranea-trigo-valladolid

Aperitivo de AOVE para untar del restaurante TRIGO, en Valladolid

Consumo diario

Los alimentos que debemos consumir cada día se presentan en los dos siguientes niveles de la pirámide.

Por un lado, los frutos secos, semillas, especias, ajo y cebolla. Por otro lado, y también consumibles a diario, están los derivados lácteos, que serán más saludables si son bajos en grasa.

mesa-habla-especias-azafran-pimienta

Azafrán, la joya de las especias

Consumo semanal

En el pico de la pirámide nos encontramos con los alimentos cuyo consumo debe ser semanal, orientando también en cuanto a la cantidad de su consumo.

Carnes blancas, pescados y marisco, así como huevos y legumbres es prioritario al consumo de carnes rojas y embutidos, que debemos consumir sólo de manera ocasional.

mesa-habla-meson-copo-palmones-cabracho-rebozado

Cabracho rebozado del restaurante Mesón El Copo, en Palmones (Cádiz)

Los dulces deberíamos dejarlos solo para celebraciones (¡pero sin renunciar a ellos!).

mesa-habla-frixuelos

Frixuelos del restaurante El Ñeru, en Madrid

Sabiduría popular

Comer bien, comer sano, sin excesos, y comer de todo, pero en su justa medida. Comer bien sin creer en falsos mitos alimenticios o dietas milagro. Cocinar recetas saludables. No llegar a la inactividad física, moverse, hacer ejercicio de acuerdo a nuestras posibilidades. Enseñar a comer -y a disfrutar de la comida- a nuestros pequeños.

A tener calidad de vida, a eso debemos aspirar. Y la forma en que la vivamos y nuestra alimentación juegan un papel fundamental.

mesa-habla-mesa-vestida-dieta-mediterranea

Come poco y cena más poco, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago.

Miguel de Cervantes Saavedra

8 Comments

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.